Search
  • Luis Felipe Faraj

Un Precio a Pagar

Yo sé que debo cambiar es algo típico del alero o alera del cual escuchamos casi todas las semanas en WhatsApp, en el trabajo o en la familia. Pero, ¿por qué cambiar? ¿Cuál es el punto de cambiar? Visitemos el Internet. Démonos cuenta como cualquier persona es exitosa sin la necesidad de ‘cambiar’. En éste mundo donde la ideología de género se está queriendo poner escrita en piedra donde la persona puede identificarse como lo que guste: ¿Por qué no identificarse como lo que realmente queres llegar a ser en el mísero tiempo de vida que tenes en La Tierra? Si sos hombre leyendo esto, no me digas que al ver una película de Hollywood queres ser el personaje tímido de la película; que va, no importa tu personalidad: Queres ser el héroe. Se nos olvida que éste personaje tuvo que romperse mucho tiempo para poder ser un rival digno ante el villano.Nenas, ¿verdad que sueñan con ser rescatadas? Sueñan con un loco atrevido allá afuera que arriesgue todo por ustedes. Usualmente ésta chava provocó cosas únicas en el corazón de ese hombre que lo motivó a ponerse esa capa y correr a salvarla. Mi gente, tenemos un añoro por dentro de ser alguien. Lastimosamente ‘ser alguien’ hoy día ya no es influenciar mentes, es tener más de 10K seguidores en Instagram. ‘Ser alguien’ ya no es impactar a tu círculo más cercano, es cuantos likes llegó a tener tu post. Se maneja un equívoco concepto de relevancia. Los estándares de la sociedad están tan dañados que nosotros en vez de elevarlos, nos hemos acoplado a ellos. Deseamos ser héroes pero perdemos la batalla personal a diario viendo porno. Desean ser rescatadas, pero ya pasó de moda ser una princesa.Las ganas de cambiar se quedan cortas porque el status quo es ‘acéptate tal y como sos’, idea estúpida que, al ser abrazada, solo significa que estás denigrando a tu futura mejor versión. Negar tu estado estático en cualquier área de tu vida es NEGARTE a aceptarte tal y como sos, y esto debe suceder todos los días. Un metamorfosis mental, espiritual o físico no es creer el marketing que lee: ‘’¡Ven! ¡Cambios garantizados en diez días!’’- Huya de allí. Vivimos en la era del engaño. Tener sexo es fácil y sencillo; enamorarse es complicado, más complicado es construir una relación después que esa etapa de ‘enamoramiento’ haya pasado. Sucede que Netflix dice todo lo contrario, queremos construir cosas duraderas en diez días. Llegó el décimo día y tiramos todo a la basura porque vivimos en un play and repeat con nuestro propio Netflix mental. Hemos creído falacias y menospreciado la realidad. La realidad es que cambiar duele. ¿Por qué cambiar entonces? A pesar que duele, de éste lado se ama, se siente y se vive mucho mejor. Del otro lado de la transformación está tu propósito. Verse al espejo y negar lo que ves para abrazar aquel futuro héroe o princesa que valga la pena rescatar requiere de coraje, especialmente para los residentes de una sociedad llena de mediocres intelectuales, desnutridos mentales y asfixiados espirituales. ¡Eso es para hombres y mujeres valientes! Si usted desea tanto ese cambio, es momento que le de pausa a su película de sci-fi y viva la bella película que Dios nos dio. Hay cosas increíbles si solo le diéramos play a la película que el Director del mundo tiene para nosotros. En ese guión hay lágrimas con sentido; hay dolor con propósito. En ésa película dejamos de ser el villano de nuestra vida y comenzamos a ser héroes. ¿Cambiamos? Cambiemos de director, cedamos el control y seremos testigos de ver al Experto en usar piezas rotas para convertirlas en una obra maestra para

exponernos en su Salón de la Fama. Seamos quienes nacimos para ser: Únicos. Luis Felipe Faraj.

179 views1 comment

Recent Posts

See All

Una de mis películas favoritas de pequeño se llama Face Off, protagonizada por John Travolta y Nicolas Cage. En resumen, ambos actores se someten a una cirugía de rostro en la cual intercambian caras