Search
  • Luis Felipe Faraj

El sexo es bueno

¿Provoca? ¿Da miedo? ¿Curiosidad? ¿Por qué tantas emociones al leer ésta palabra si es algo que se practica diariamente y aquel que es virgen ya no es exaltado? Me reservaré el nombre de mi amigo que fue abusado por un miembro de familia, mencionó palabras como ‘quiero morirme‘ ‘me veo al espejo y me doy asco’ o Elena, mi otra amiga, que dice sentir ‘terror‘ cuando recuerda ese encuentro.

Solamente leer la palabra causa un detonante en la cabeza que nos traer recuerdos, curiosidad y para otros… trauma. Pero, ¿qué dice la cultura acerca de esto?

‘’Más que es el sexo una actitud, como el arte en general’’ escribió Tiziano Ferro en su canción Alucinado. Si fuera reducido el sexo únicamente a una actitud o arte, ¿entonces por qué sangran las emociones y se retuerce cuando una persona ha sido violentada sexualmente si es una simple actitud? Quitar el factor sagrado que conlleva el sexo nos ‘autoriza’ redefinir el concepto, por ende reducirlo a una simple ‘actitud‘.

Psychology Today, en un estudio concluyó lo siguiente: ‘’Los estudios indican que el sexo casual se asocia con una peor salud mental. Por ejemplo, otro gran estudio de Eatados Unidos descubrió que las personas que tenían relaciones sexuales casuales informaron una disminución del bienestar, la autoestima y la satisfacción con la vida, así como un aumento de la angustia psicológica y los síntomas de depresión. Curiosamente, este estudio no encontró diferencias entre hombres y mujeres, aunque otras investigaciones indican que los hombres son más propensos a informar que el sexo casual es una experiencia emocional positiva que las mujeres‘’. Desde el principio de los tiempos existió un delimitante sagrado con respecto al sexo que el ser humano nunca tuvo que cruzar porque al cruzarlo iba a existir placer físico a costillas del alma. Las repercusiones hoy día las estamos viendo con casos elevados de embarazo y, tristemente, como las personas no reconocen su valor trascendental (Gen. 1:26) le niegan ese mismo valor del cual ellos se despojaron a esos bebés en el vientre y terminan privándolos de nacer. Existió una institución designada para tener sexo donde no se compromete el alma. El sexo no es solo físico. El sexo es sagrado porque las personas son sagradas. El sexo ama a las personas o las desecha. Nuestra cultura está adoctrinando que el sexo es meramente un acto en solitario y físico, hay ramificaciones negativas para el comportamiento animal cuando se trata de sexo. La depresión y ansiedad es real. Usualmente el analgésico temporal es la pornografía (donde la persona es reducida a un cuerpo y el alma no existe)— A la generación actual les gusta defender la ideología de género y sus corrientes usando la ciencia, pero no les gusta cuando la misma ciencia les lleva la contraria. El Instituto Max Planck concluyó que consumir pornografía altera la estructura del cerebro. Ésto causa una reducción de materia gris en el lóbulo derecho, algo que perjudica el control sobre el comportamiento de una persona. Pero como la cultura abraza lo anormal como normal, buscar ayuda se ha convertido en algo anticuado. No es normal consumir un producto que te destruye tu habilidad de controlar impulsos, tampoco es normal que una imágen pornográfica dure aproximadamente 20 años en tu memoria a causa del high que produjo en su momento. Se nos advirtio permanecer dentro de un perímetro. El Creador supo que un pie fuera de ése lugar iba a traer un efecto compuesto donde ahora la híper sexualizada sociedad casi no se distingue del reino animal. Frank Turek dice, ’’Si, el sexo es bueno- las vías ilícitas por el cual lo deseamos obtener es lo malo’’. Luis Felipe Faraj


321 views0 comments

Recent Posts

See All

Una de mis películas favoritas de pequeño se llama Face Off, protagonizada por John Travolta y Nicolas Cage. En resumen, ambos actores se someten a una cirugía de rostro en la cual intercambian caras