Search
  • Luis Felipe Faraj

El Salón de la Fama

‘’Imaginémonos cosas chingonas‘’ dijo una vez Javier El Chicharito Hernández cuando se le preguntó si México tenía posibilidades de ganarle a la selección de Alemania en el Mundial de Rusia 2018. Los extiendo una invitación ahorita para que juntos imaginemos un cuadro chingón

Nos ubicamos cerca del trayecto final de nuestras vidas, a punto de cumplir 73 años de edad. Tenemos cicatrices por haberle hecho frente a 7 décadas plagadas de sufrimiento, risas, dolor, besos, bancarrotas y alegrias.

Un día viernes, sin esperarlo, nos llega una carta de invitación para participar en una famosa gala, adjunto en la carta también nos mandan una vestimenta fina hecha a nuestra medida. Y como si fuera poco cuando volteamos a ver a la calle, vemos una limusina con un chofer privado que nos saluda efusivamente como si fuéramos una celebridad. No tenemos idea porque nos están invitando, ya que no somos actores ni actrices de Hollywood o Netflix; y a pesar que hemos subido un par de videos a YouTube aún así nada tiene sentido en éste momento. De hecho, pensamos que fácilmente ésto puede ser una broma de un canal de telvisión. Decidimos seguirle la corriente a la potencial broma. Nos ponemos el tuxedo o el vestido y agarramos camino.

Al llegar a la gala comienzan los flashes en la cara y nos convertimos en el centro de atención. De repente comenzamos a ver rostros conocidos en éste teatro y se nos acelera el corazón poco a poco; ¡comienzas a sudar porque ahora todo empieza a tener sentido! Te ubican en tu asiento junto a tu pareja. Se ven de cerquita y sonríen; se apretan la mano con un tono afirmativo porque saben que está sucediendo.

¡Se abre el telón! El maestro de ceremonia abre su discurso:

‘’Damas y caballeros. Bienvenidos al Salón de los Heroes de la Fe. La gala más esperada de la vida. Aquí se celebra la trayectoria de los más grandes que han pisado la tierra. Son muchas las leyendas que se han sentado donde ustedes están ubicados ahorita. Son nombres que han movido cielo y tierra para ser galardonados con los mas altos honores que se le puede otorgar a un ser humano. Por la fe entendemos ha sido constituido el universo por la palabra de Elohim, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

Por la fe Abel ofreció a Dios más excelentes sacrificios que su hermano Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios su testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca para que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber donde iba.

Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerzas para concebir; y dio a luz aún fuera de tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.

Por la fe Moisés, cuando nació fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron que era bello, y no temieron las represalias del rey. Por fe dejó Egipto, por fe celebró la Pascua. Por la fe pasaron el Mar Rojo como si caminaban por tierra seca. Por la fe cayeron los muros de Jericó después de ser rodeados siete días. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de allá para acá cubiertos de pieles, siendo maltratados, pobres y angustiados. Por la fe José creyó al ser vendido como objeto, traicionado por su familia y puesto tras las rejas a causa de una mentira que le costó siete años de libertad.

Por la fe Tomas fue decapitado.

Por la fe María Magdalena visitó esa tumba.


Ésta noche, damas y caballeros, entre ustedes se encuentra el portador de ésta bandera. Una bandera que no dejó de flamear a pesar de los momentos oscuros que pasó en 73 años de existir. El asta se mantuvo firme en días donde se pedía sol pero solo se recibía nubes grises. En esas noches donde las detonaciones en la mente parecían nunca ceder; donde no había trinchera para descansar. Hubieron años donde no se pudo avanzar ya que el campo de batalla estaba minado. Cuentan que a distancia se miraba el manto de la bandera que se movía de lado a lado, mientras marchaba con paso firme. Eriza la piel pensar en todas esas veces que creíamos que no iba a poder llegar a estar aquí con nosotros para ser laureado, pero peleó la buena batalla, acabó la carrera, guardo la fe. Buen siervo fiel.

Ésta noche será exaltado al recinto de los inmortales como se prometió: El justo por su fe vivirá. De pie damas y caballeros y recibamos con un fuerte aplauso a __________________. Bienvenido hijo(a)” Los aplausos terrenales son temporales, los aplausos celestiales son eternos. Luis Felipe Faraj

80 views0 comments

Recent Posts

See All

Una de mis películas favoritas de pequeño se llama Face Off, protagonizada por John Travolta y Nicolas Cage. En resumen, ambos actores se someten a una cirugía de rostro en la cual intercambian caras